Las Ballenas

Feb 25, 2010
Groenlandia tiene de nuevo a las jorobadas en la mira, al querer incrementar su cuota de caza una vez más
La semana entrante, en un encuentro decisorio de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) en Florida, la WSPA estará luchando para salvar la moratoria sobre la caza de ballenas con fines comerciales y evitar el sacrificio cruel de 10 jorobadas. 
La reunión (2-5 de marzo) ha sido convocada por dos razones: primero, discutir el futuro de la CBI, incluyendo un acuerdo que podría significar un desastre para las ballenas, y segundo, para votar sobre la solicitud de Groenlandia para incrementar su cuota de caza.

Incertidumbre en el futuro de la moratoria

Años de discusiones infructuosas sobre la constante y creciente caza de ballenas por parte de Japón, Islandia y Noruega, han generado frustración en los dos lados del debate. Los intentos más recientes por salir del punto muerto han llevado a un acuerdo potencialmente desastroso que podría legitimar la caza de ballenas con fines comerciales y acabar con la moratoria vigente desde 1986.
El acuerdo busca poner la caza actual de ballenas con fines comerciales bajo el control de la CBI y reducir potencialmente en el corto plazo la cantidad de ballenas muertas. No obstante, no conseguirá detener la caza de ballenas de Japón en el santuario de la antártica y podría otorgar nuevas cuotas a las tres naciones cazadoras, acabando efectivamente con la moratoria internacional y abriendo las compuertas para que la industria ballenera crezca en otros países.
Miles de ballenas seguirían enfrentándose a muertes lentas y dolorosas causadas por arpones explosivos.
Sin opción de muerte humanitaria e instantánea, la WSPA se opone rotundamente a cualquier "acuerdo" potencial que pudiera legitimar esta práctica cruel e innecesaria.
Claire Bass, Gerente del Programa de Mamíferos Marinos de la WSPA, dice: “Esta propuesta premia el mal comportamiento de Japón, Noruega e Islandia -que, juntos, han dado muerte a más de 25.000 ballenas desde la implementación de la moratoria. No conseguirá tratar el problema fundamental de la caza, el tremendo sufrimiento que causa. La crueldad de la caza de ballenas no tiene cabida en el siglo XXI. Pedimos categóricamente que la CBI rechace este trato." 

Las jorobadas se enfrentan de nuevo al arpón

En la reunión anual de la CBI del año pasado, fue pospuesta una votación controversial sobre las repetidas solicitudes de Groenlandia para que se le conceda una nueva cuota de caza de diez ballenas jorobadas para fines de subsistencia aborigen. Sin embargo, ahora las jorobadas se enfrentan al arpón de nuevo, ya que en el encuentro de la próxima semana la CBI será presionada para que finalmente tome una decisión sobre su suerte.
Groenlandia está autorizada para cazar ballenas con fines de subsistencia aborigen y ya tiene una cuota anual de 223 ballenas; sin embargo, el país alega que necesita aún más carne de estos animales, sin poder explicar por qué. El Comité Científico de la CBI tampoco ha podido establecer la cantidad de carne provista por las ballenas que caza actualmente Groenlandia. 
‘Cuotas Cuestionables" (en inglés), un nuevo reporte de la WSPA y la Dolphin Conservation Society (WDCS), resalta los métodos de procesamiento desperdiciadores de Gronlandia, los cuales desechan un 80% de cada ballena. Además, la diseminada venta de carne de ballena en los supermercados, documentada por la WSPA en el 2008, sugiere que, de hecho, en Groenlandia hay un excedente y no un déficit de carne de ballena.
Claire Bass, Gerente del Programa de Mamíferos Marinos de la WSPA, dice: “Cerca de un 25% de las ballenas muertas para ‘subsistencia aborigen" en Groenlandia terminan en las estanterías de los supermercados -hasta donde sabemos, la caza de ballenas con fines comerciales fue prohibida en 1986 y eso debería aplicar para Groenlandia tanto como para cualquier otra nación. Es completamente inaceptable añadir ballenas jorobadas a la lista de mercado de Groenlandia." 

La WSPA y otros miembros de la red Whalewatch estarán en la reunión de la próxima semana para exhortar a los miembros a votar en contra de la propuesta para cazar jorobadas y para asegurar que la moratoria sobre la caza de ballenas permanezca intacta. 
_____________________________________________________________________________________________

     2009: hacia un futuro de protección para las ballenas

La WSPA y otros grupos de la red Whalewatch temíamos que, en junio, durante la 61 reunión de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), Japón continuara sus esfuerzos por lograr el acuerdo de caza de ballenas en zonas costeras. No obstante, luchamos fuertemente para asegurar que los gobiernos no dieran su voto a la crueldad hacia estos inteligentes animales.
En sólo un mes, una iniciativa liderada por la WSPA, recolectó 70.000 firmas de personas pidiendo a los países que rechazaran la caza de ballenas en zonas costeras, simplemente porque es demasiado cruel. Gracias -en parte- a esta increíble muestra de apoyo, muchos delegados frenaron este rápido y peligroso acuerdo. Gracias a todos los que se unieron a nuestra campaña y se manifestaron para proteger el bienestar de las ballenas. 

Conservación

La CBI sigue en un punto muerto y en desacuerdo con la caza; sin embargo ha acordado seguir con las negociaciones por un año más. Durante este tiempo, la WSPA estará manteniendo la presión sobre los gobiernos y el nuevo presidente de la CBI, Cristian Maquieira, para asegurar que el enfoque del futuro sea la protección de las ballenas y no su caza.
La WSPA alabó la donación generosa de AU$1.5 millones por parte del gobierno de Australia para hacer avances en el trabajo de conservación de la CBI, además de su programa visionario de investigación no letal para estudiar humanitariamente a las ballenas. Una resolución sobre cambio climático y sus efectos sobre los cetáceos fue emitida este año, siguiendo la presentación del reporte del taller sobre cambio climático de Costa Rica. El taller fue un esfuerzo conjunto de científicos y ONG nacionales e internacionales. El ministro Rodríguez de ese país hizo énfasis en la importancia de reducir los impactos del cambio climático y otras actividades humanas en los cetáceos y su ambiente. La WSPA también felicita a Bélgica por su excelente trabajo continuo en esfuerzos globales para luchar contra las colisiones de ballenas y barcos.
Innumerables países intervinieron para promover la importancia y el valor de las industrias de avistamiento de ballenas alrededor del mundo y un reporte que fue lanzado en la reunión mostró que ahora 119 países tienen operaciones de avistamiento de ballenas, haciendo que la industria mundial genere unos 2.150 millones de US dólares.
Todo este excelente trabajo es tremendamente alentador y muestra que la CBI puede evolucionar hacia una institución de conservación, como lo solicitan la WSPA y otros grupos en su reporte “Time to Refocus” (2008). 

Australianos contra la crueldad

Este año, la WSPA tuvo la suerte de contar con la medallista olímpica Leisel Jones (nadadora australiana) quien entregó más de 15.000 firmas al Ministro de Ambiente de su país, Peter Garrett, en una conferencia de prensa y a nombre de los australianos que creen que no hay manera humanitaria de  dar muerte a una ballena en el océano. Garrett estuvo de acuerdo, declarando públicamente que "Australia cree fuertemente que toda investigación sobre ballenas debe estar apoyada en una necesidad científica genuina y emprendida en la forma más humanitaria y ética posible… y debe usar técnicas de experimentación humanitarias reconocidas internacionalmente –reducción, sustitución, precisión. La posición de Australia es clara –no creemos que sea necesario matar ballenas para estudiarlas y entenderlas.“ 
La WSPA agradece a Leisel por todo su apoyo, compromiso y pasión por la protección de las ballenas. 

Groenlandia cuestionada

El avistamiento de ballenas es una industria de US$2.150 millones
El avistamiento de ballenas es una industria de US$2.150 millones
© CC Tina Keller
Otra vez, la caza de ballenas en Groenlandia fue objeto de escrutinio internacional. A pesar de los esfuerzos del saliente presidente, William Hogarth, por mantener una atmósfera diplomática en la reunión, Dinamarca repitió la controversial propuesta del año pasado de cazar 10 ballenas jorobadas.
El equipo de la WSPA usó la evidencia de nuestra investigación encubierta del 2008, sobre la comercialización de carne de ballena procedente de la caza con “fines de supervivencia aborigen” en Groenlandia, para hacer cabildeo entre los delegados. También trabajamos de cerca con el equipo del gobierno del Reino Unido para persuadir a los miembros de la CBI de la Unión Europea de rechazar la propuesta en vista de nueva evidencia que muestra que hay un desperdicio considerable en las cacerías existentes.
Después de asegurar esta oposición de la Unión Europea, se acordó que la propuesta será mantenida en espera hasta la realización de una reunión inter sesional para tratar todos los problemas. La WSPA recibió con agrado la decisión y continuará ejerciendo presión para asegurar que las ballenas no sean muertas con fines de lucro.

Grupos de Noruega aumentan presión

Este año, por primera vez, la reunión estuvo bajo vigilancia cercana de dos organizaciones noruegas dedicada a hacer campaña, Dyrebeskyttelsen Norge y NOAH, aliados estratégicos de la WSPA.
Nuestros colegas de Noruega utilizaron una presentación acerca de la caza de ballenas en Noruega para hacer cabildeo entre los delegados. Una nueva encuesta de opinión en noruega reveló que solo un 21% de los noruegos cree que los métodos de sacrificio de las ballenas son aceptables y sólo un 7% come carne de ballena regularmente. También aseguraron una reunión con la delegación de Noruega para explicar sus preocupaciones y objeciones a la caza de ballena. 

Ejemplo de cambio

Hasta los 1980,  Madeira había sido una isla cazadora de ballenas. Hoy en día, los únicos disparos  que reciben estos animales son de los lentes de las cámaras fotográficas de los turistas que disfrutan de las excelentes oportunidades de avistamiento alrededor de la costa cerca a Funchal.
El ejemplo de Madeira marca un excelente precedente para todas las naciones cazadoras. La WSPA y los grupos de la red Whalewatch creen que es claro que el único uso sostenible, humanitario y económicamente viable de las ballenas en el siglo XXI es un avistamiento de ballenas bien manejado –los días de los cazadores de ballenas están contados.
Cada una de las 2.000 ballenas muertas cada año por Japón, Islandia y Noruega es una ballena que sufre. La WSPA continuará luchando contra estas cacerías crueles e innecesarias tanto en la CBI y en la naciones cazadoras (más importante aún). Nuestro enfoque actual es una campaña pública y una exposición en Noruega, cuyo lanzamiento está previsto para el 14 de agosto de 2009  –¡No pierda de vista este espacio! 
Jaume Satorra
___________________________________________________________________________________________